Follow by Email

miércoles, 10 de mayo de 2017

CAP. CDXVI.- Porqué soy del atleti y lo mal que lo paso.


Soy del atlético de Madrid, muy del atleti, a quien le guste el futbol comprenderá lo que significa.

Llevo unos días meditabundo, cabizbajo, me escoció mucho que el Madrid me metiera tres goles la semana pasada (digo me escoció porque no me gusta utilizar palabras malsonantes en las redes, no vaya a ser que me censuren), me los metió a mí, no a mi equipo.

Cuando te meten un gol en el minuto 8, después de un fuera de juego posicional, en el campo del RM, un campo agresivo, brabucón, innecesariamente faltón. No queda nada del señorío del que hacían gala hace medio siglo, ahora es el RM es un equipillo más, obsesionado con la historia, con su historia.

Nosotros nos vinimos abajo, es normal que nos vengamos abajo, nuestra vida futbolística ha estado marcada por la fatalidad, parecemos personajes de una tragedia de Shakespeare, enfrentados a nuestro oscuro destino. Hemos tocado varias veces la gloria con la yema de los dedos, hemos saboreado durante algunos segundos el placer de las estrellas, pero caemos estrepitosamente, con estilo, con dignidad, pero con estrépito. Somos maestros de la aptitud y la actitud, durante los últimos años hemos impreso una forma de enfrentarnos a la realidad, al mundo, con intensidad, con respeto, con esfuerzo colectivo. Partido a partido.

Esta noche no veré el partido, me pongo nervioso, yo, que nunca pierdo la calma, en estos partidos suelo angustiarme absurdamente, además mis hermanos pensaban que era un poco gafe.

Me iré a cenar con unos profesores italianos que están de paso por Barcelona, profesores de Florencia. No veré el resultado hasta que no regrese a casa.

Pase lo que pase estaré contento, si ganamos y eliminamos al Madrid además de un milagro será una nueva pequeña cuota de gloria, de esa gloria que rondamos y que no terminamos de rematar. Puede que nuestro encanto se encuentre en ese merodeo por las inmediaciones del Olimpo.

He elegido como cuadro un clásico de Picasso, la Alegría de Vivir, un cuadro que entronca con los grandes cuadros festivos de la historia de la pintura.

Como receta algo sencillo, original, un punto mágico, un aperitivo que muy bien podría servir para una tarde/noche como la de hoy, un aperitivo ideal para acompañarlo con un riesling.

Se necesitan un par de manzanas ácidas (granny Smith), una plancha de salmón ahumado, unas avellanas tostadas y unas cucharadas de azúcar moreno.

Se pasan las avellanas tostadas por una sartén, sin aceite ni nada, se trata de extraer a las avellanas el máximo de humedad, que queden doradas sin quemarse. Cuando estén bien tostadas se retiran y se dejan enfriar (conviene que no tengan muchos pellejillos).

Cuando estén frías se pican – 150 gramos es suficiente - (con una picadora o con el thermomix), se añaden tres cucharaditas de azúcar moreno. Quedará un praliné de avellana muy sabroso.

Se pelan un par de manzanas ácidas, se descorazonan y se parten en láminas de dos milímetros de grosor. Si no se van a usar de inmediato conviene poner a las manzanas un poco de limón para que no se oxiden.

Se extiende la picada de avellana y azúcar en un plato sopero y se van rebozando los trozos de manzana ácida, hasta que queden razonablemente cubiertos del granulado.

Sobre cada rodaja de manzana se pone una lasca de salmón ahumado (conviene que sea de buena calidad). El contraste graso del salmón, dulce del azúcar, ácido de la manzana y tostado de los frutos secos combina a la perfección.

Escribo con prisas, antes de que empiece el partido, antes de huir. Mañana, pase lo que pase, sacaré pecho ante cualquier adversidad, soportaré la burla de los merengones, la soberbia con la que nos miran, perdonándonos la vida. Pero si por esos caprichos del destino ganamos y nos clasificamos, sonreiré, como siempre sonrío cuando llego a territorio hostil, y me acordaré del relato que escribió Fernando de León en el libro que conmemorativo del centenario del Atleti. De León robó una historia sacada de una película francesa, allí unos ejecutivos fanfarrones y ostentosos comentaban, acodados en la barra de un bar, sus éxitos y seducciones, elevaban la voz, no se privaban de detalles, estaban gozosos de que todos los presentes pudieran escuchar lo buenos que eran, su inteligencia, sus triunfos, el dinero que les salía de los bolsillos, el bronceado impecable de su piel, el rizo perfecto sobre la cabeza, el traje impecable, corbata de alta costura.

Acodado en la barra de ese mismo bar un chico en vaqueros, desaliñado, con aspecto de haber tenido poca fortuna en la vida. Sin embargo, estaba feliz, radiante, sin llegar a mirar a sus compañeros de barra sonreía pícaramente, lo que hacía que sus compañeros elevaran todavía más la voz, describieran con mayor detalle sus seducciones, dando incluso nombres de mujeres hermosas y conocidas que habían sucumbido a sus encantos. Cuanto mayores eran las hazañas contadas por sus compañeros, más resplandecía la sonrisa de aquel chaval flacucho y desaliñado.

Daba lo mismo que los gemelos fuera de oro, que los relojes fueran suizos, que no hubieran de incluirse en las listas de espera de los grandes restaurantes, que mujeres de belleza increíble hubieran caído rendidas a sus encantos. El muchacho desgalichado sonreía y disfrutaba con lentitud de una copa de cerveza con unas almendras tostadas.

Desesperado, uno de los ejecutivos agresivo, uno de esos triunfadores que galleaban con sus triunfos se le acercó desafiante y le dijo: “Tú, pringado, porqué te ríes, no te damos envidia, no querrías ser uno de nosotros, no soñarías con disfrutar de una décima parte de todo lo que hemos disfrutado nosotros en la vida”.

El chico le miró a los ojos y, sin perder la sonrisa, les dijo: “no os envidio en absoluto, habéis hecho el amor a cientos de mujeres de bandera, habéis comido en los mejores restaurantes y no tenéis que preocuparos por vuestra cuenta corriente. Os habéis bebido ya seis cubalibres y dentro de un rato iréis a vuestros lujosos apartamentos y dormiréis solos, empapados en vuestras proezas. Yo, sin embargo, no dormiré solo, hace meses que no hago el amor, pero esta noche lo haré, hoy me toca a mí y mi noche, aunque fuera la única de mi vida, vale mucho más que todas vuestras aventuras. Porque es mi noche, porque hoy no tengo incertidumbres, haré el amor y, además, estoy enamorado”. Apuró su cerveza y marchó cantando del bar.

         Mi versión del relato de Fernando de León no es literal, no he encontrado el libro en el que aparece, pero el relato condensa las razones por las que soy del atleti.

5 comentarios:

  1. Vaya, sabía que eras del Atletic, pero ignoraba esa pasión que describes.
    Comparto todo lo dicho sobre el RM y que se resume en una palabra : soberbia.
    Pásalo bien en la cena!
    LSC

    ResponderEliminar
  2. No quise ver el partido, bajo a cenar a las 9 menos cuarto y cuando subí antes de las 10 sólo vi como iban pero vi otra cadena y oí los tremendos truenos que tuvimos y la manta de agua que calló ahora sigue igual, habrá que salir en barca, hasta esta mañana no he visto el resultado, me he hecho pasota en lo relativo al futbol, aún no he hablado con el resto del "comando". Jubi

    ResponderEliminar
  3. Nunca pensé que fueras gafe. Pero a ciertas edades uno siempre busca explicaciones a las numerosas derrotas que nos tocaba sufrir en aquellos años.

    ResponderEliminar
  4. Nunca pensé que fueras gafe. Pero a ciertas edades uno siempre busca explicaciones a las numerosas derrotas que nos tocaba sufrir en aquellos años.

    ResponderEliminar
  5. No me creo gafe pero el futbol cuando es entre estos dos equipos me pone muy nerviosa porque pienso en vosotros de la manera que lo vivís y veo cualquier otra chorrada y enterarme al día siguiente por salud mental. Jubi

    ResponderEliminar

Muchas gracias por los comentarios, es la única manera de poder mejorar. Esta página surge por la necesidad de compartir algunas inquietudes, de ahí la importancia de tu mensaje.